Skip to main content

Cuando nos planteamos contratar un seguro de vida, podemos tener la impresión de que nos adentramos en un mundo complejo en el que nos va a costar entender incluso lo que estamos contratando y para qué. En el Blog Mutualidad Caminos queremos facilitarte el acercamiento dejándote claro cuáles son las cuestiones clave de un seguro de vida. Así podrás ir al grano.

  1. Tomador, asegurado, beneficiario

Lo primero, has de saber que si eres tú quien contrata y paga el seguro, tú serás el “tomador” del seguro. Te vendrá bien a la hora de leer la póliza. Luego te puedes encontrar con la figura del “asegurado”, la persona cuyo riesgo cubre la compañía aseguradora.

Efectivamente, como ya estarás pensando, el tomador del “seguro” bien puede ser el “asegurado”. Es lo más común: contratas un seguro por si te mueres tú.

Pero no siempre tiene por qué ser así, pues una persona puede tomar el seguro de otra: imagina que tú pagas un seguro de vida por si se muere tu pareja, que sería la persona asegurada.

La tercera figura que nos encontramos es la del beneficiario, la persona que va a percibir la cobertura económica que se haya fijado en caso de fallecimiento del asegurado. Es decir, el que cobra cuando muere el asegurado.

Estas son las tres figuras que aparecerán en la póliza del seguro de vida. ¿Y qué es la póliza? Pues simplemente el documento en el que figuran todas las condiciones del seguro y que firman el tomador (el que contrata y paga) y la compañía de seguros (la que cubre el riesgo de muerte).

Una vez claro este primer acercamiento, entramos en los aspectos fundamentales de la póliza.

  1. La prima

La prima es el dinero que pagas al año por tener el seguro de vida.

Hay que tener cuidado porque, al ir a contratar un seguro de vida, o al ir a informarte, puede que la compañía te diga sólo la prima del primer año. Pero, ¿cómo van a ser las siguientes renovaciones? ¿Te están metiendo un descuento comercial el primer año para captarte y luego se va a eliminar?

Es fundamental que la compañía sea transparente y te lo diga todo. Y, si no, por eso es muy importante que tú sepas todas estas cosas. Así podrás preguntar y obligarles a ser transparentes.

A veces, la llamada transparencia sobre la prima se limita al documento informativo que te dan con todos los datos y que es tan prolijo que apenas nadie se lo lee. No temas preguntar. Pide que te expliquen bien todo lo que pone y dónde lo pone.

  1. La declaración de salud.

Es el formulario que tendrás que rellenar con múltiples cuestiones sobre el cuidado de tu salud y tu historial de enfermedades, operaciones y dolencias. Te hablamos del formulario de salud aquí (enlace).

No todas las declaraciones de salud son iguales, y no todas las compañías van a responder igual ante las mismas dolencias y operaciones.

A veces, puede darte la impresión de que una compañía de seguros sólo quiere clientes «muy sanos» y te puede dar alguna que otra sorpresa por tener una dolencia o haber sido operado. Así que es importante que mires esto en varias aseguradoras antes de decantarte por una. Busca y compara, como en todo.

En función del capital que quieras asegurar, las compañías aseguradoras te hacen pasar un reconocimiento médico. Ese reconocimiento médico es de parte de la aseguradora. El reconocimiento médico suele realizarse por proveedores externos; puede ser por teléfono, pero también puede requerir de pruebas médicas.

Con toda la información (la de la declaración de salud y el reconocimiento médico), la aseguradora te dirá cuánto te aumenta la prima anual. Atento.

  1. Las coberturas

Las coberturas son los riesgos que estás cubriendo: fallecimiento, invalidez permanente absoluta, invalidez permanente total.

Puede que la aseguradora introduzca un capital extra si la muerte o la invalidez se han producido por accidente, e incluso concretamente por accidente de tráfico.

En Mutualidad Caminos el Seguro Vida Tranquilidad da al asegurado doble o triple capital en caso de fallecimiento por accidente o accidente de circulación.

Las coberturas también pueden tener alguna limitación o excepción. En ese caso, las aseguradoras están obligadas por ley a reflejarlas en negrita en el texto de la póliza.

El problema es que es imposible comparar las exclusiones que te imponen en cada aseguradora porque sólo conoces toda la información cuando contratas la póliza.

Es importante también saber diferenciar entre invalidez permanente total, permanente absoluta o gran invalidez, y saber las coberturas que te da la compañía en todos esos casos. Hablamos de ello aquí (enlace)

  1. Coberturas innecesarias por las que te hacen pagar

Algunas entidades aseguradoras suelen incorporar cuestiones con supuesto «valor añadido» que quedan muy bien comercialmente, pero que no son realmente significativas. Eso sí, te obligan a pagar por ellas porque forman parte del ‘pack’, aunque bien podrían ser opcionales.

Por eso en Mutualidad Caminos optamos por una oferta sencilla y muy clara, que no obliga a contratar extras que realmente no estás queriendo contratar. No es un eslogan vacío cuando decimos que somos “tu aseguradora de confianza”. Es que tú mismo lo vas a comprobar cuando veas que te lo explicamos todo claridad.

Todo esto que te hemos contado es muy útil para que, cuando quieras contratar un seguro de vida, vayas de cara, demostrando que sabes de lo que te van a hablar, y no con inseguridad o miedo.

Cuanto más sepas, más exigente serás, más transparentes serán las compañías a las que consultes y más garantías tendrás de acabar teniendo un buen seguro en una buena aseguradora.