Los PIAS, así llamados a los Planes Individuales de Ahorro Sistemático, se han convertido en una alternativa real a los Planes de Pensiones.

Se tratan de un instrumento de previsión y ahorro concebido para obtener, en el largo plazo, unos ingresos complementarios a los de las pensiones públicas del Estado.

Ventajas de los PIAS

Con objeto de incentivar el ahorro, la legislación permite que las ganancias de un PIAS estén exentas de tributación si al vencimiento el capital se percibe en forma de renta vitalicia y con la condición de que haya transcurrido un mínimo de 5 años desde la primera aportación.

Los ingresos obtenidos por la renta vitalicia tributarán en el IRPF como rendimiento de capital mobiliario con importantes reducciones en función de la edad con la que se inicie el cobro.

Se trata de un producto con un mecanismo muy similar al de los seguros de ahorro, el asegurado va realizando aportaciones periódicas o extraordinarias con el fin de acumular un Fondo que se podrá percibir en forma de renta vitalicia o capital.

Las aportaciones las decide el asegurado, por lo que el producto puede adatarse a todo tipo de ahorradores.

Otra ventaja de este producto, es que el asegurado puede compatibilizarlo con otros productos financieros como los Planes de Pensiones o los Planes de Previsión Asegurado.

El rescate de los PIAS, a diferencia de lo que ocurre con otros productos de ahorro, no está ligado a los supuestos de jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento o gran dependencia. Ahora bien, si se rescata total o parcialmente antes del inicio de cobro de la renta, se deberá tributar por los intereses obtenidos como rendimiento de capital mobiliario.

Inconveniente de los PIAS

El principal inconveniente de los PIAS es la limitación máxima que tienen como aportación:

  • Límite máximo de aportación anual en concepto de primas, 8.000 €.
  • Límite máximo de aportación de primas acumuladas, 240.000 €.

 

Se puede tener más de un PIAS, siempre que la suma de las aportaciones no supere los límites establecidos.

Modalidades de PIAS

En función del tipo de perfil ahorrador Mutualidad Caminos ofrece dos modelos de PIAS:

  • PIAS CAMINOS ASEGURADO. Para un perfil más conservador.

Mutualidad Caminos garantiza al asegurado un Fondo Total desde la fecha que decida hasta su vencimiento, siempre que cumpla con el plan de financiación de primas a aportar, definido por él libremente (cuantía y periodicidad).

El Fondo Total será el resultado de las primas netas revalorizadas con el 90 % del rendimiento obtenido por Mutualidad Caminos en las inversiones afectas a pólizas con participación en beneficios, garantizando siempre un interés mínimo fijado en la fecha de contratación.

  • En caso de fallecimiento, previamente al cobro, los beneficiarios designados recibirán las primas abonadas y la rentabilidad que se las haya asignado a esa fecha.
  • Posibilidad de rescate transcurrido un año

A modo de ejemplo, adjuntamos el Fondo Total que supondría al cumplir 65 años el aportar 200 €/mes en función de edad de contratación:

  • PIAS CAMINOS INVERSIÓN. Modelo de ahorro no garantizado.

Seguro de vida individual en el que el Asegurado asume el riesgo financiero de la inversión de las primas que abona al mismo. Ello se traduce en que no existe un importe de prestación asegurado sino que éste estará en función de la rentabilidad que, a lo largo del Periodo de Ahorro se obtenga por la inversión de las primas.

  • Permite realizar aportaciones periódicas o extraordinarias.
  • La inversión realizada por Mutualidad Caminos con el capital aportado, oscilará entorno al 25 % en renta variable, con unas bandas de oscilación de 10 puntos.
  • En caso de fallecimiento del asegurado, previamente al cobro, los beneficiarios recibirán los fondos constituidos más un capital asegurado de 3.000 € (600 € para contrataciones de mayores de 65 años).