Skip to main content

La jubilación no es el final de la vida activa sino el comienzo de una etapa llena de buenos momentos y oportunidades. Una época de descanso merecido, sí, pero también el momento perfecto para reinventarte y comenzar un nuevo capítulo de vitalidad y bienestar. 

Por ello en este post te damos algunas recomendaciones y consejos para mantenerse activo tanto en lo físico y mental como en lo social.  

En primer lugar, hablamos de la actividad física, realizarla de manera regular es fundamental para tener una vida activa y llena de energía. Si durante estos años no has realizado una rutina deportiva, comienza poco a poco para ir cogiendo el ritmo. Adáptala a tu día a día y combina diversos ejercicios de fuerza, equilibrio y flexibilidad. Además, también puedes realizar clases dirigidas como yoga o natación. Recuerda realizar tanto al comienzo como al finalizar, una buena rutina de estiramientos para evitar lesiones y facilitar la movilidad.  

Como segundo punto, hablamos de la alimentación equilibrada, esencial en todas las etapas de la vida. Una dieta rica en fruta, verdura, proteína y grasas saludables será la base para sentirte mejor físicamente. Y por supuesto, no debemos olvidar la hidratación. Beber la suficiente agua en el día a día es vital para el funcionamiento del cuerpo, la digestión y para mantener la energía.  

Si planificas tus semanas puede resultarte más fácil cumplir con tus objetivos e incluir variedad de alimentos saludables en tus comidas diarias. 

Como tercera recomendación hablamos de aprender cosas nuevas. Sí, llegó el momento de vivir y experimentar todas esas cosas que siempre has pensado y que por falta de tiempo no has podido realizar. ¿Clases de pintura?, ¿idiomas? Podrás invertir más tiempo en hacer cosas que te apasionen y te hagan disfrutar, y que, además potenciarán tu agilidad mental y tus habilidades.  

En cuanto a relaciones sociales, tendrás más tiempo para quedar con los tuyos o incluso, si te apetece, para retomar relaciones que se han quedado un poco estancadas. Salir con los amigos, la pareja o la familia te ayudará a sentirte mejor y a fortalecer tus lazos sociales. Además, también puedes unirte a nuevas actividades o grupos interesantes para ti donde conocerás a gente nueva afín a tus gustos.  

En último lugar y no por ello menos importante, recuerda gestionar el estrés y cuidarte también emocionalmente. Realizar técnicas de relajación te ayudará en tu bienestar y tranquilidad diaria. Disfruta de paseos al aire libre, de lecturas al sol y dedícate a lo que realmente te haga feliz.  

En definitiva, una jubilación activa y saludable es una meta para todos, pero recordemos que cada persona es única y especial. Por ello, cada situación debe ser supervisada por profesionales de la salud, como médicos, fisioterapeutas, nutricionistas o terapeutas. Contar con apoyo profesional te ayudará a llevar a cabo actividades recomendadas y adaptadas a tus necesidades y capacidades 

Además de cuidar nuestra salud y nuestro bienestar también es importante tener en cuenta la estabilidad financiera durante la jubilación. Por ello, desde Mutualidad Caminos te invitamos a conocer nuestro seguro Caminos Previsión que te ayudará a planificar el mañana, te proporcionará una seguridad adicional en el futuro y te permitirá la reducción de tu base imponible de IRPF hasta en 1.500 €/año. 

Si estás dado de alta en el RETA, hay una versión de este mismo seguro que te permite reducir la base imponible de IRPF en hasta 5.750 €/año. Infórmate aquí.