Skip to main content

Nos embarcamos en un increíble viaje por las autopistas que componen la red de conexiones de Madrid. La M-30, M-40 y M-50 son más que simples vías de circulación. Tienen historias y curiosidades que te sorprenderán. Acompáñanos en este recorrido por algunos de los secretos más interesantes de estas míticas carreteras de la capital española.  

M-30 

También conocida como el “anillo de circunvalación”, rodea el corazón de Madrid. Pero, ¿sabías que inicialmente no fue concebida como una autopista? En sus inicios, la M-30 era un camino fluvial que seguía la ruta del río Manzanares. Con el tiempo, evolucionó hasta convertirse en el vital anillo madrileño que conocemos hoy día.  

Tiene unas 330 entradas y salidas, una longitud de 32,5 kilómetros y un radio medio de 5,17 km con respecto a la Puerta del Sol. Por sus carriles pasan diariamente más de 300.000 vehículos y por ello, es la vía más transitada de toda España.  

M-40 

La segunda circunvalación de Madrid no solo es una obra maestra de ingeniería vial, sino que también alberga una fascinante curiosidad: su sección sur se crea sobre terreno que, en tiempos pasados, fue una cantera de yeso. Este singular aspecto le confiere a la M-40 una combinación única de modernidad e historia geológica.  

Tiene una longitud de unos 63 kilómetros y un radio medio de unos 10,07 km con respecto a la Puerta del Sol. 

M-50 

Se creó con el objetivo de reducir los grandes atascos que se producían en la M-30 y M-40. Pero se ha convertido en una infraestructura de vital importancia, sirviendo como enlace estratégico entre diversas comunidades autónomas y desempeñando un papel clave en la movilidad regional. La autopista tiene una longitud de 85 kilómetros y discurre a una distancia media de 13,5 km de la Puerta del Sol. 

Los 3 anillos nacieron como carreteras del Estado. Los tramos más característicos de la M-30 se construyeron en la segunda mitad de la década de los 70 y los primeros tramos de la M-40 y M-50 a inicios de los 90. En 2004, coincidiendo con el proyecto de soterramiento de gran parte de la M-30, el Consejo de Ministros aprobó el traspaso de su titularidad al Ayuntamiento de Madrid, convirtiéndose así en el primero en ser titular de una autopista.  

Pero Madrid tiene más carreteras de circunvalación. La M-45, titularidad de la Comunidad de Madrid y que, como la M-50, no es un anillo completo.  

No hay que olvidar los anillos del propio callejero de la villa de Madrid que en ciertos ámbitos reciben el nombre de M-10 y M-20 y que hacen referencia a “las Rondas” y los “Bulevares” de la ciudad en el primer caso y a las grandes avenidas como Joaquín Costa o Francisco Silvela en el segundo; pero de esto ya hablaremos en otro momento.